Grupo Loga | -educacion-hoy-

¡Educación Hoy!

Cuando se piensa en el futuro de México se piensa en sus niños y jóvenes; sin embargo, al presenciar y observar el movimiento magisterial de la SNTE y las imprudencias gubernamentales queda claro que estamos “jugando” con el futuro de nuestro país.



Cuando se piensa en el futuro de México se piensa en sus niños y jóvenes; sin embargo, al presenciar y observar el movimiento magisterial de la SNTE y las imprudencias gubernamentales queda claro que estamos “jugando” con el futuro de nuestro país.

El hecho de que no podamos brindar una educación de calidad a los hijos de esta patria es verdaderamente frustrante, y más cuando en realidad en el fondo existe un tema político; claro, avivado por una reforma que olvidó cuidar el entorno social y político. Ha sido una reforma muy limitada y poco cuidadosa, más aún sin una visión regional, típico de las reformas de carácter estructural que asumen que el país es un sólo México y no cuidan sus contrastes.

• Lamentable es la miopía de nuestras autoridades ya que el desarrollo desde hace algunos lustros se promueve de abajo hacia arriba y no solo a través de una política a “raja tabla”.

• La razón principal por la que se justifica la intervención del estado-gobierno en el tema educativo es la evidente y probable falta de motivación de los padres de los niños para llevarlos a la escuela, y con ello romper el ciclo de la pobreza en la que familias en el país continúan por décadas y generaciones enteras. Por ello la obligatoriedad de la educación por ley y el gran compromiso gubernamental para cumplir con este mandato.

• Actualmente parece quizás repetitivo mencionar que el futuro de las naciones está basado en nuestra capacidad para insertarnos en esta nueva era de la economía del conocimiento y digital, cuyo insumo esencial es una población educada para poder asimilar el conocimiento global vigente, para de ahí catapultar nuestro propio desarrollo tecnológico y ser protagonistas de la economía global, no por el tamaño de nuestra economía sino por nuestra contribución al desarrollo global del planeta.

• Es frustrante observar las posiciones, por un lado un SNTE cuyo discurso lejos de abrir a los jóvenes las oportunidades que el mundo está dando hoy, los está maniatando y limitando para poder competir y contribuir con su conocimiento y creatividad, pensando en que estamos produciendo sólo insumos a las grandes corporaciones, una visión miope que ahondará en el retraso social, llámese mayor desigualdad y pobreza.

• Por otro lado, es frustrante observar un gobierno carente de capacidad política, tacto y consideración para con los maestros del país; se equivoca la SEP al pensar que imponiendo medidas se puede dirigir una política pública educativa. Está tratando con una mayoría educada, no solo con una minoría rebelde que busca favores económico-políticos para mantener el “status quo” de la raja política educativa. Es claro que la reforma educativa no se realizó bajo un proceso de desarrollo endógeno, o de abajo hacia arriba, solamente se atendió a un diagnóstico donde el maestro resulta en el principal planteamiento reformista, el culpable del retraso educativo, lo cual no es cierto, el mismo gobierno es responsable de la deficiente infraestructura, de la lentitud de su cobertura y de la baja prioridad estratégica que le ha dado a la educación por décadas.

• Hoy el tema es urgente y ya no puede esperar más, urgen políticas alternas que saquen la vuelta a una Reforma parcial, miope e insuficiente. Es claro que el modelo de educación pública básica no está logrando los resultados de calidad por la incapacidad de ambas partes de ponerse de acuerdo, por verse solamente como un botín político-social.

• Toca el turno de una política fiscal y social a través de un gasto educativo más eficiente y de calidad orientando los recursos directamente a los niños y sus padres. Necesitamos crear paquetes de recursos que atiendan a los niños en su educación, alimentación, vestido y el empleo digno de su padres, hasta cubrir la misma movilidad de la familia hacia la regiones o estados en donde exista una verdadera convicción por ver a la educación como la solución que les dé la movilidad social deseada, y a la vez, los inserte en actividades generadoras de riqueza.

• Que sean los niños y sus padres quienes decidan con sus recursos en qué escuela educarse, sea pública o privada, con el apoyo del gobierno atendiendo a su responsabilidad constitucional. Señores, si en algo vale la pena endeudarse es en la educación de nuestros hijos, si el gasto educativo necesita elevarse en medio de estos desacuerdos ni modo, el tiempo dará el poder de decisión a los niños y sus padres de dónde educarse, y entonces la decisión presupuestal estará tomada. Hagámoslo con la convicción de que este país se está jugando su futuro el día de hoy.
Autor:El Horizonte Fuente:http://elhorizonte.mx/opinion/amado-villarreal-gonzalez/amado-villarreal-gonzalez/13488/educacion-hoy