Grupo Loga | -una-educacion-de-100

Una educación de 100

De hecho, la educación está en el mismo nivel en prácticamente todo México.



Mexicanos Primero es una iniciativa ciudadana, independiente y plural que busca impulsar una reforma de fondo para elevar la calidad de la educación del país. Su titular es Claudio X. González, y recién estuvo en Sonora, donde entregó resultados desalentadores en cuanto al rendimiento de la educación en Sonora desde 2009.

De hecho, la educación está en el mismo nivel en prácticamente todo México.

Las recomendaciones permanentes para Sonora, de parte de Claudio X. vienen en todos los sentidos: infraestructura, nivel docente, mobiliario educativo, oportunidades educativas de alto nivel, y una lucha constante por superar esas crisis en la que la educación mexicana está inmersa.

Resultó extraño y sorprendente escuchar esas frías estadísticas en el patio central de Palacio de Gobierno, justo frente a la gobernadora Claudia Pavlovich y al secretario Ernesto de Lucas, que le escuchaban con atención.

Y es que en la administración de Guillermo Padrés Elías, en ese mismo recinto, se escuchó entre el 2012 y el 2015 el anuncio de un portentoso programa educativo, que incluía como eje central el razonamiento matemático y científico del que, por supuesto, nunca se dieron informes preliminares, mucho menos resultados.

“Así me gustan a mí las cosas, de frente, con la verdad, aunque duela y no sea conveniente, ni agrade escucharlas”, dijo la gobernadora ante los presentes, luego de la participación de Claudio X.

Y es que los resultados que la organización Mexicanos Primero presentó en voz de Claudio X. fueron solicitados por la misma administración estatal actual, en aras de conocer de fondo el problema, para poder así encontrar las respuestas adecuadas.

Hasta en eso Sonora es referente en otras entidades, en las que la cerrazón a la transparencia es una constante, y donde la apertura a la rendición de cuentas y resultados - como lo que en Sonora la gobernadora Claudia Pavlovich exige – ni siquiera es una propuesta sobre la mesa.

Las familias sonorenses saben que en educación aún hay un trecho pendiente por cubrir, y ofrecerles propuestas o presentarles planes sin fondo, a esos padres, es como decirles que en este sensible tema ellos no importan.

Esa relación es la que en Sonora se está cuidando, porque en los temas de educación, la ciudadanía tiene la primera palabra.

Mexicano Primero basa sus evaluaciones aplicando, en todo México, el examen PISA, que indica cómo andan los estudiantes en matemáticas, comprensión lectora y ciencias. También es un buen indicio para conocer si se ha avanzado o no en las metas propuestas.

En Sonora no fue posible aplicarlo en el 2006, 2009 y 2012, y los resultados que presentó, son los del 2015.

Por eso Claudia Pavlovich se comprometió junto a Ernesto de Lucas, a hacer todo lo necesario para que en el 2018 los resultados de ese examen sean favorables y de primeros lugares.

Pero ¿y los maestros?

Los sindicatos magisteriales han provocado un enorme déficit en la educación, al aplicar la herencia de plazas, aunque quienes las reciban no tengan intenciones ni el llamado para enseñar.

Las plazas de directores son por antigüedad y no por mérito elemental, y eso, de acuerdo a Claudio X. provoca que las instituciones educativas estén en manos de docentes no calificados.

Al mismo tiempo, mientras se paga como maestros a quienes no enseñan en las aulas, se deja de invertir en becas, en la formación integral de docentes con verdadera y genuina vocación, y en rehabilitación de escuelas. También afecta la inversión en mobiliario básico, en modernización de talleres y laboratorios, en transporte escolar y en deporte.

Este tipo de modelo educativo provoca que las nuevas generaciones pierdan el interés por estudiar, ante el panorama poco prometedor que representa dedicar años de estudio, sin la garantía siquiera de un empleo al finalizar.

En países europeos y asiáticos las mejores escuelas y universidades son públicas cien por ciento, pero en México, Sonora incluido, los sindicatos y la excesiva burocracia consideran las plazas como moneda de cambio, y los planteles educativos como centro de operaciones políticas y de activismo social.

En ese sentido, Claudio X lo dijo muy claro, “Sonora necesita estar pendiente de lo que la gobernadora Claudia haga por la educación, pero debió estar doblemente pendiente de lo que Guillermo Padrés hizo para desmoronarla en solo seis años”.

Por eso resulta trascendental la apertura a la transparencia de la actual administración estatal, que permite que la auditoria ciudadanía sea un factor de vigilancia a los sistemas educativos, a los presupuestos en ese mismo orden, y a la correcta aplicación de los mismos.

En Sonora no debe haber otro sexenio de opacidad escolar, que los subalternos del padrecismo buscan justificar con uniformes y transporte escolar gratuito.
Autor:Critica Fuente:http://www.critica.com.mx/vernoticias1.php?artid=71219&mas=112