Grupo Loga | sin-derecho-a-una-educacion-de-calidad

Sin derecho a una educación de calidad

El primer informe que rinde el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE), después de obtener su reciente autonomía, parece indicar que pese a los esfuerzos del Estado Mexicano para cumplir con la Constitución Política y con la Ley General de Educación, en las disposiciones referidas al derecho de los mexicanos a una educación de calidad, todavía queda mucho camino por recorrer, estando involucradas en este determinante resultado la mayor parte de las entidades federativas.



El primer informe que rinde el Instituto Nacional para la Evaluación Educativa (INEE), después de obtener su reciente autonomía, parece indicar que pese a los esfuerzos del Estado Mexicano para cumplir con la Constitución Política y con la Ley General de Educación, en las disposiciones referidas al derecho de los mexicanos a una educación de calidad, todavía queda mucho camino por recorrer, estando involucradas en este determinante resultado la mayor parte de las entidades federativas.

Tomando como referencia el ciclo escolar 2012-2013, los datos de matrícula indican que el 60 por ciento de los niños de tres años (1.3 millones) no se inscribió a preescolar, tampoco el 12 por ciento de la población de 4 años, que representan más de 250 mil niños. Se ha encontrado que el aumento de edad agudiza la no matriculación, que a los 13 años es de 7 por ciento pero a los 17 años se incrementa hasta 46.7 por ciento. Reporta el Instituto que poco menos de 4.8 millones de niños entre 3 y 4 años y entre 13 a 17 años no se inscribieron en la escuela. Como se ha comprobado, a muchos niños aún no los alcanza la educación en este país.

La proyección en el tiempo que realiza el INEE es agobiante; a partir del ciclo antes referido, de mantenerse constante el incremento de la matrícula de los niños en los rangos de edad de 12 a 14 años y de aquellos en los rangos extremos de 3 a 5 y de 15 a 17 años, para el primer rango la asistencia escolar universal se lograría en unos dos años, pero en el caso de los rangos extremos se alcanzaría hasta los ciclos 2025-2026 y 2041-2042, respectivamente. Se observa claramente que la problemática está muy identificada con las edades.

Asimismo, el reporte del instituto establece diferencias importantes entre la atención a niños de áreas rurales y urbanas e igualmente entre niños indígenas y no indígenas y por su condición socioeconómica, lo cual representa un problema bastante conocido por los sectores educativos del país, sin que las estrategias aplicadas hayan logrado desterrarlas, propiciándose con ello la inequidad educativa que impide el cumplimiento de distintos aspectos para lograr el derecho a una educación de calidad. Los datos completos se pueden consultar en el informe que se comenta.

"Hay casi tres millones de niños de 12 a 17 años que trabajan jornadas extensas (más de 20 horas), de ellos, más de la mitad no asiste a la escuela (53.9 por ciento). Esta condición afecta en mayor medida a los varones (56.9 por ciento), a quienes viven en zonas rurales (48.6 por ciento) y a quienes habitan en regiones de alta y muy alta marginalidad (49.7 por ciento). La inasistencia aumenta con la edad."

El Instituto aporta datos sobre una educación de calidad (el derecho a aprender), tomando como referentes los Exámenes de la Calidad y el Logro Educativo (Excale) y las pruebas del Programa Internacional de Evaluación de estudiantes (PISA).

Es muy importante saber que del currículum nacional, esto es, del contenido de los libros de texto, los niños aprenden poco o muy poco, lo cual resulta muy alarmante. Para los alumnos de tercer año de primaria la prueba Excale de 2010 reportó para español que el 59 por ciento de los alumnos estuvieron en el rango de básico y 20 por ciento en menos de básico; en matemáticas 18 por ciento en básico y 32 por ciento por debajo del básico; mientras que los alumnos de sexto de primaria evaluados en 2009, en español se situó el 48 por ciento en básico y el 14 por ciento por debajo del básico, mientras que en matemáticas el 56 por ciento estuvo en básico y el 12 por ciento por debajo del básico. Para los chicos de tercero de secundaria evaluados en 2012 en español el 38 por ciento quedó en el nivel básico y 23 por ciento por debajo del básico, en la evaluación de matemáticas el 41 por ciento quedó en básico y el 34 por ciento debajo del básico mientras que en ciencias, el 36 por ciento quedó en básico y el 30 por ciento por debajo del básico. Considerando que básico significa elemental, estamos en un problema.

En la prueba de PISA, que determina las competencias y habilidades para desempeñarse exitosamente en la sociedad, el INEE informa que en matemáticas menos de la mitad de los alumnos logran un nivel de competencia requerido para desempeñarse en las sociedades actuales, lo mismo ocurre con tres alumnos de cada cinco (60 por ciento) en la prueba de lectura y 53 por ciento en la prueba de ciencias. En los exámenes de PISA los alumnos de escuelas particulares obtienen mejor resultado que los de escuelas públicas. Estas evidencias negativas conllevan un enorme compromiso y una enorme responsabilidad para los conductores de los sistemas educativos del país.

Concluyo que sería de gran utilidad que en cada entidad federativa se realizara un análisis puntual y sistemático del informe presentado por el INEE, en particular por los datos rojos de alerta que presenta y que involucran en su conjunto a todo el sistema educativo mexicano, donde cada estado aporta lo suyo. Más importantes serían las acciones correctivas, de las cuales poco o nada se sabe. Mientras tanto, el derecho a una educación de calidad parece no estarse cumpliendo cabalmente.
Autor:Manuel Gámez Fernández DIARIO XALAPA Fuente: