Grupo Loga | -especialidad-o-multifuncionalidad-docente-

¿Especialidad o multifuncionalidad docente?

¿Cuál es la responsabilidad de los padres de familia en relación con la educación primera de los hijos? ¿Cuáles son las condiciones de educabilidad que debe tener un joven o niño para que, a partir de ello, el docente continúe su formación hacia un ciudadano de bien? ¿Hacia un ciudadano ético?



Dentro de los compromisos como Sistema Educativo, entendido éste como la amalgama entre padres de familia, alumnos y escuela, el compromiso de alumnos y docentes parece estar claro. Pero, ¿cuál es la responsabilidad de los padres de familia en relación con la educación primera de los hijos? Esto es, ¿cuáles son las condiciones de educabilidad que debe tener un joven o niño para que, a partir de ello, el docente continúe su formación hacia un ciudadano de bien? ¿Hacia un ciudadano ético?
El papel especialmente de la mamá en una familia, es multifuncional. Atiende y soluciona dentro de sus capacidades como enfermera, nutrióloga, administradora, psicóloga, plomero y hasta mecánico en muchas ocasiones. Surge una pregunta, ¿el papel del docente dentro del aula debe ser especializado o multifuncional?
Nuestra experiencia como docentes nos permite compartir que una mejor educación se logra desde la multifuncionalidad docente: se debe aspirar a saber mucho de todo, al menos de los temas del nivel que imparte. Y por supuesto que se puede. Lo deseable es que el docente debe saber de inglés, de matemáticas, de español, de química, de física, de dibujo técnico, de teatro, de música y además cosas que en propia vida va aprendiendo.
La propia sociedad lo demanda: diversidad, pluralidad e inclusión, que se aprenda a resolver problemas, ser más tolerantes y convivir socialmente con otros, eliminar fanatismos, discriminar información, aprendizaje de lenguas y otras competencias en este mundo aparentemente cada vez más pequeño.
En el Centro de Estudios Justo Sierra (CEJUS), la educación en Secundaria y Superior la desarrollamos por grupos multiedad (alumnos de primero, segundo y tercero en el mismo grupo). Hemos formado cuatro grupos con un docente a cargo, desde hace cinco años. Hemos evidenciado a partir de las evaluaciones que están a gusto, aprenden unos de otros y fortalecen su esquema de valores humanos y comparten con la comunidad.
Aprendemos a partir de Situaciones Problemáticas mediante proyectos. Los alumnos diseñan su propio camino de aprendizaje, y en relación con los libros de texto, cada quien planea la manera de avanzar de manera libre, semanal y mensual. Las evidencias se presentan al docente responsable, ante sus compañeros y ante los padres de familia en asamblea.
En relación con las evaluaciones, se hace de manera integral, incluyendo: aspectos de formación cívico-cultural; su participación en la vida del albergue escolar como asistente en la cocina, en las brigadas de trabajo, en los dormitorios; puntualidad, y su desempeño académico.
El otro aspecto que hemos podido constatar en más de 28 años como docente, es que sólo se aprende a partir del otro, de los demás. Por ello la relevancia del marco axiológico que debe poseer el docente, el estudiante y los padres de familia. Amén de que si un niño es pobre está en seria desventaja con otro que no lo es, pero si además asiste a escuela pobre, es doble su desventaja, y si a esto agregamos que vive en barrio pobre, es triple la desventaja en la que se ve envuelto y sus posibilidades de educabilidad, se tornan difíciles.
Fui director del grupo de teatro del CEJUS, Suruteatro, por 22 años. El grupo, integrado por 28 actores, posibilitó, en nuestro contexto, un excelente espacio de expresión, convivencia y aprendizaje. Por veinte años presentamos su pastorela el Portal de Belén, de Enrique Alonso,Cachirulo. Con un libreto ágil, ameno y lenguaje sencillo para medio rural, fue el medio ideal para fortalecer las relaciones entre los actores alumnos, docentes y padres de familia que también participaban en el reparto.
Las presentaciones que hicimos fueron en explanadas de escuelas, en atrios de iglesia, en ágoras, también en el escenario principal del Teatro Pablo de Villavicencio de la Dirección de Investigación y Fomento de la Cultura Regional (DIFOCUR) en Culiacán, entre otros.
En el veinte aniversario de Suruteatro, viajamos a la Ciudad de México, invitados por la Delegación Coyoacán, presentándonos en la iglesia de la Candelaria en el Barrio de la Candelaria y en el Centro de Readaptación Juvenil para Mujeres cerca de la casa del entonces expresidente de México, José López Portillo.
¿Cuál es pues la moraleja que intento transmitir? Solamente evidenciar que, aun no siendo graduado de artes histriónicas, sólo con la capacitación recibida de mi maestro de teatro, pude dirigir presentaciones sencillas, auténticas y sin rebuscamientos, pero que transmitían sentimientos y emoción, paz y concordia propia de la pastorela, además que fortalecían el espíritu de grupo, empatía y comunidad, indispensables en Educación. No se trata de forzar al alumno hacia determinada religión, solamente tomar una herramienta útil, como es el teatro con un tema atractivo, y generar espacios de convivencia y aprendizaje.
Considero que el docente debe poseer una serie de herramientas motrices y cognitivas dentro de un marco de valores adecuado, abarcando diversos temas del conocimiento. Esto es: ser competente. Debemos imitar el desempeño de nuestras madres, saben de todo. El compromiso del docente es asegurarse que estos conocimientos tengan las bases científicas pertinentes, que le respalden.
El premio nacional ABC que otorgó la organización Mexicanos Primero a CEJUS en agosto de 2014, no fue por hacer las cosas de forma tradicional. Estamos agradecidos por este premio ynos alienta a continuar intentando formas diferentes de educación, como un traje a la medida de nuestra comunidad.
Es posible que se piense: sí, y de astronomía, de leyes, de genética, filosofía, de lenguas… la respuesta, insisto es SÍ, dentro de las capacidades del propio docente. El fundamento es simple, en la medida que alguien sabe más, más comparte, en la medida que más comparte, forma ciudadanos más libres porque depende menos de otros. Si es especialista, puede compartir con alta autoridad su materia, pero limitado sólo a ésta. Pienso que las especialidades son indispensables en medicina, o si se trabaja en un campo que así lo requiera, pero en educación, permítame sugerir, se requieren personas que posean diversos y variados conocimientos, que tengan disposición de colaborar, que hayan viajado y experimentado conscientemente temas que puedan compartir con los alumnos.
Autor:Animal Politico Por: Jorge Antonio Cruz López Fuente: