Grupo Loga | evaluar-el-terreno-educativo-por-cristina-estrada-hernandez

Evaluar el terreno educativo / por Cristina Estrada Hernández

Los nuevos Desafíos para el 2016 Una Educación Altamente Flexible Educarse así mismo, la mejor inversión



En estos tiempos en Reflexión, Desde mi Aula, no escapa a la sustancia que hace de su naturaleza existir, por eso desde este humilde punto también, se hace de vital trascendencia de evaluar el terreno educativo y más propiamente la educación personal.
En lo que respecta al terreno educativo y el manejo burocrático del mismo, el año que acaba por concluir 2015 fue realmente desafiante, se dio un importantísimo paso en la implementación de una Reforma Educativa que estuvo a muy poco de fracasar, sin embargo la estructura organizativa del Gobierno Federal se impuso y con gran faena supo sortear los puntos rojos que en México hacia peligroso la implementación de una Reforma; por lo demás durante el nuevo año 2016 implementará la segunda fase de dicha Reforma que a partir de aquí planeará con vuelo definido no sin contar con algunos raspones que la CNTE aún implementará en protesta a dicha reforma.
En lo que respecta a la educción personal e individual hay mucho más que escarbar, y precisamente en estas fechas en que se hace un conteo de lo que se hizo y se dejó de hacer, brinca a la luz los típicos y muy comunes comentarios acerca de que “nos hace más falta educación” en cuanto a muchos rubros tales como; nos hace falta educación vial, educación de reciclaje, educación de los derechos humanos, educación ambiental, ecologista, sexual, religiosa etc, etc, etc y la pregunta del millón ¿Qué aprendió entonces usted en la escuela si le falta algún tipo de esta educación?.
Y seguimos anclados en el dilema de ¿Dónde falla la educación? En lo personal creo que la educación y sus procesos no falla, lo que falla es algo muy sencillo, falla la lectura, si leer, es lo que falla, y al no leer bien, ni siquiera se saben las instrucciones de cualquier procedimiento, ¿Por qué? Porque no se lee y al no leer nos volvemos analfabetas funcionales.
Al declararse la educación como un derecho inalienable , propio, natural y gratuito de todo ser humano y garantizado por Nuestra Magna Constitución, damos por entendido que la educación “sola” ejercerá el poder de volvernos individuos con potencialidades a “desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará además el amor a la Patria, a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional en la independencia y en la justicia” Articulo 3ro.
Lo anterior se queda en letra muerta si esto no es traducido al ejercicio cotidiano de nuestras acciones y es entonces que de letra muerta pasa a ser una falla Constitucional.
La primera Relatora Especial de la Organización de las Naciones Unidas sobre el derecho a la Educación, Katarina Tomasevski, habla de cuatro dimensiones de este derecho. El esquema de 4 “A” (Available, Accesible, Aceptable, Adaptable), del derecho a la educación brinda un marco conceptual para fijar las obligaciones de los gobiernos sobre el derecho a la educación, es decir generar educación “Disponible”, “Accesible”, “Aceptable” y “Adaptable”, figura igualmente en la Observación general # 13 del Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales de Naciones Unidas. Tomasevski agrega “una quinta A; (Afordable, es decir realizable) porque reconoce que “Ningun gobierno puede ser obligado legalmente a hace lo imposible”.
Y es aquí donde entra de nuevo el pero, de hecho si “ningún gobierno puede estar obligado legalmente a hace lo imposible” entonces no le queda de otra al individuo más que auspiciarse su propia educación y eso si es que así lo desea porque si no lo desea pues también es aceptable.
De tal suerte entonces que la Reflexión viene en el sentido de que si usted querido lector se da cuenta de que es indispensable más educación en el terreno que más le convenga o lo necesite no le queda de otra más que hacerlo por su propia cuenta y riesgo, pero además leer no cuesta mucho, lea total los ojos ya los tenemos, pues hay que utilizarlos no cree usted?.

Autor:Tiempo La Nación Digital Fuente: