Grupo Loga | 10-consejos-para-nuevos-profesores-de-secundaria

10 CONSEJOS PARA NUEVOS PROFESORES DE SECUNDARIA

Después de 10 años como profesora de secundaria he llegado a una serie de conclusiones que quería compartir con quien sea que me lea, ahora que avanza el mes de agosto e inevitablemente los profesores comenzamos a ver acercarse el próximo curso.



1. ¿QUIÉN ES QUIÉN?
Aprender 80 o más nombres nuevos cada año es un verdadero quebradero de cabeza. Por eso, yo uso un mapa de mi aula donde figuran las mesas disponibles. Antes de empezar el curso preparo un plano de los asientos disponibles en el aula y el primer día de clase los completo con los nombres de los alumnos.
La ubicación de los alumnos tiene que ser flexible en la medida que habrá cambios a los largo del curso porque es obvio que hay alumnos que no saben trabajar juntos y no queda más remedio que separarlos.
Lo mejor de esta plano es que es una "chuleta" perfecta para los primeros días; no hay nada peor que no ser capaz de dirigirte a un alumno por su nombre. Yo odiaba que mis profesores se dirigiesen a mí diciendo "La de atrás a la derecha" "La del jersey verde". No saber los nombres de nuestros alumnos durante semanas les transmite poco interés por tu parte por conocerlos y además parece que no controlas lo que sucede en tu aula.
En el caso de la distribución de los alumnos en el aula se me plantean algunas dudas.
1. ¿Sería más eficaz colocarlos por orden alfabético?
Yo les dejo sentarse en el lugar que ellos quieran, pero, ¿ si los colocase por orden alfabético sería más fácil memorizar sus nombres?
2. ¿Es recomendable que cambie de lugar a lo largo del curso? ¿Con qué frecuencia?
Normalmente les pido que se cambien cada trimestre y que escojan un nuevo lugar con un compañero diferente.¿Les ayuda realmente?
2. PINTAR, PINTAR...
Hay que decorar el aula. La decoración no es solo cosa de primaria, los alumnos agradecen entrar en una clase preparada y decorada con cuidado. ¡Ojo! No me refiero a colocar tres pósters de editoriales y ya está. Un decoración temática puede ser una idea perfecta, siempre que no sea infantil. Los alumnos también puede exponer sus trabajos. Incluir plantas en el aula y evitar cualquier acumulación de papeles da un aspecto más relajante a la clase.

3. ¿PUEDO IR AL BAÑO?
Este es un tema que hay que tener muy claro desde el primer momento. Yo les explico desde un principio que estamos en secundaria, que son mayores y por lo tanto deben saber escoger el momento para salir del aula. Por ahora, funciona, los alumnos van al baño cuando realmente lo necesitan y se sienten bien porque confías en ellos.
¿Qué ocurre si no se comportan?
Bien, normalmente a las chicas nunca les digo que no, si quieren ir al baño. Si veo que no está muy apurada, le pregunto si puede esperar unos minutos y no suele haber problema. Con los chicos es otro cantar.
4. LOS DEBERES.
Llegamos a un punto muy polémico, los deberes.
Hay tres cosas que hay que tener en cuenta sobre los deberes en secundaria:
a) Lo más probable es que en cada clase te encuentres con algún alumno que nunca haga los deberes. Y desgraciadamente no hay mucho que puedas hacer al respecto.
b) Los alumnos en secundaria hacen muchas actividades extraescolares por lo que hay días en los que no llegan a casa hasta las 9 o 10 de la noche.
c) Tú no eres su único profesor, por lo que habrá otros que también les mande deberes todos los días. De tal forma que la mayoría irán cargados de deberes que no podrán hacer.
Teniendo en cuenta esto, solo puedo decir que si quieres que hagan algo, lo mejor es que lo hagan en el aula.
Eso no quiere decir que yo nunca mande deberes, porque sí que lo hago, pero una o dos veces a la semana. Si mando deberes siempre les doy a mis alumnos como mínimo dos días para hacerlo. Ya sé, ya sé, la mayoría lo harán el último día, pero seguro que hay alumnos que necesitan ese día extra porque tienen muchas actividades o algún problema en casa.
6. ¿QUIÉN FALTA?
Las faltas de asistencia es uno de mis quebraderos de cabeza. Al día pasan por mi clases más de 120 alumnos y no siempre recuerdo quien no asistió a la última clase, por lo que debe ser el alumno el responsable de ponerse al día y conseguir cualquier material de las anteriores clases que no tenga . Para ello, tengo un archivador por cada grupo y en él guardo las copias sobrantes de cada ejercicio entregado en clase. Cada alumno sabe que ha de buscar allí las fotocopias que le faltan y no me perseguirá para que le de una fotocopia que no encontraré entre todo mi material.
7. AYUDANTES.
Recuerdo la ilusión que me hacía ser la bibliotecaria en cuarto de primaria... Y estoy segura de que a algunos de mis alumnos también les hace sentir bien. Por lo que en mi aula tengo una serie de ayudantes. Normalmente son aquellos alumnos, sobretodo alumnas, que no paran quietos y siempre se meten en todos los asuntos.
Una forma atractiva de ofrecer estos trabajos es crear un tablón de anuncios con ofertas de los puestos de trabajo disponibles.
Bibliotecarios: los libros que usan mis alumnos se dejan en unas cestas y son los bibliotecarios los encargados de recolocarlos.
Observador del almuerzo: esta persona se encarga de saber quién no trae o no come los días de clase por la tarde.
Encargado de las circulares: siempre me olvido de entregar las circulares. Normalmente cuando estoy en medio de una explicación entre alguna de las secretarias con papeles para repartir entre mis alumnos, como quiero seguir con la clase, los tiro encima de la mesa y no los vuelvo a ver hasta que los alumnos ya se han ido. Por ello tengo una bandeja de plástico donde coloco esos papeles y el encargo de las circulares es el que tiene que repartirlos. Ellos siempre se acuerdan.
Informático/s: se encarga del recuento de ordenadores en el aula y de que los ordenadores estén correctamente colocados en el carrito de carga.

¿Qué ocurre si un alumno no cumple con su cometido? Pues, hay que despedirlo y buscar a un nuevo candidato, como la vida misma.
8. "NO LO SÉ."
Mira que nos cuesta a los profesores decir estas palabras, "No lo sé.", pero es lo mejor cuando nos encontramos ante una pregunta que no somos capaces de responder. En secundaria los temarios son más extensos y complejos y es lógico no saber todo o al menos tener dudas. Si nos lo inventamos corremos el riesgo de equivocarnos y quedar aún peor. Además los chavales no son tontos y saben cuando te estás inventado algo. Lo ideal es ser sinceros, decir que no sabemos la respuesta, pero que la buscaremos y el próximo día lo comentaremos juntos.
9. LOS ALUMNOS Y SU MATERIAL.
Otro tema polémico, los alumnos y su material.
Los alumnos tienen que ser responsables de traer sus libros y libretas todos los días. Pero, durante las primeras semanas es normal que algunos no traigan todo lo que necesitan. Lo mejor es ser paciente y esperar un poco antes de tomar medidas serias.
Otro tema es el de los lápices y bolígrafos. Hay alumnos que nunca los traen a clase. Es algo increíble, pero es algo superior a ellos, y aunque hables con ellos seriamente y con sus padres,nunca se acuerdan de rellenar su estuche. Lo mejor es tener un bote con bolígrafo y lápices baratos que puedan usar en todo momento y no perder el tiempo martirizando a un alumno por su olvido. Las broncas y amenazas alteran el ritmo de la clase, crean una atmósfera de tensión y la clase no fluye igual.
10. EL PRIMER DÍA DE CLASE.
Cosas que nunca, nunca, nunca volveré a hacer el primer día de clase.
1. Hablar los 50 minutos de las normas, objetivos y todo lo que vamos a hacer durante el curso.
2. Repetir discursos de mis antiguos profesores, cargados de amenazas y miedo a suspender.
3. Intentar alguna de esas actividades tan "maravillosas" para conocer a tus alumnos y romper el hielo que aparecen en los libros de pedagogía o en Internet. Todos hemos sido adolescentes y lo que menos queríamos el primer día de clase era ser el centro de atención y meter la pata.
4. Pedir a mis alumnos que escriban sobre sus vacaciones. No empieces el primer día cargándote de una montaña de redacciones que no vas a corregir. Además, no todos tus alumnos han tenido vacaciones fabulosas sobre las que alardear.
Cosas que sí hago el primer día de clase.
1. Usar la mitad de la clase para presentarme, hablar un poco sobre mí y lo que espero de este curso. Los objetivos más importantes. Nada complicado, es un día largo para los alumnos, con muchos profesores que les van a hablar de sus asignaturas, no hay necesidad de atosigarlos.
Necesitan saber:
1. Como entrar y salir del aula. (Parece de primaria, pero en secundaria sigue siendo muy importante.)
2. Que tienen que hacer cada día cuando entran en el aula. Una rutina simple y breve.
3. El material que necesitan.
2. Explicar lo que espero de ellos y las consecuencias de que no se cumpla con el trabajo. De nuevo, algo sencillo, pero sin amenazas.
3. Una mini-clase de 10 minutos. Si comenzamos con las clases el primer día, los alumnos reciben el mensaje de que estamos allí para aprender, no para perder el tiempo. No es el mejor día para actividades en grupo, son adolescentes preocupados por su aspecto, compañeros, etc, es mejor dejarlas para otro momento.

Autor:Ideas Secundarias
Fuente:http://ideassecundarias.blogspot.mx/2013/08/10-consejos-para-nuevos-profesores-de.html