Grupo Loga |

Tips para directores

Uno de los desafíos más grandes del director es hacer que los padres participen en la educación de sus hijos y que las escuelas consideren las necesidades y expectativas de los padres y los hagan sentir bienvenidos y valorados.



1. Marcar una diferencia en la enseñanza y aprendizaje de los alumnos.

2. No sentirse satisfecho con el impacto que tiene en el aula y querer tener un impacto mayor en otras aulas de la escuela.

3. Querer ser un entrenador de docentes y ayudarles a aumentar sus habilidades.

4. Estar cansado de ser un docente en el aula y creer que un cargo administrativo es más fácil de manejar.

5. Desear percibir un ingreso mayor como administrador y contar con mayores beneficios para la jubilación.

6. Tener buenas aptitudes para el manejo del aula como docente y querer compartirlas como responsable de una escuela.

7. Sea cual sea el motivo, el director debe cumplir dos funciones principales como encargado y líder educativo.

Dentro de esas dos funciones debe demostrar eficacia en los siguientes aspectos: plan de estudios e instrucción, recursos humanos —incluyendo la contratación de docentes—, presupuestos escolares, pautas del gobierno estatal y federal, mantenimiento y operaciones de la escuela, relaciones con padres/comunidad, actividades, seguridad escolar, disciplina de los estudiantes y supervisión y evaluación del personal.

8. El desafío de un director es ser capaz de ser un líder en la educación y al mismo tiempo llevar a cabo los deberes y responsabilidades de administrar con eficacia una escuela.

9. El director es la persona con la visión necesaria para garantizar que se enseñe y se aprenda en todas las aulas. Necesita además ser un buen comunicador y motivador de los estudiantes, docentes y padres (partes interesadas).
10. Como líder de la escuela, tiene que ser una persona accesible y con disponibilidad para atender todos los temas relacionados con las partes interesadas en un centro de estudios.

11. Uno de los desafíos más grandes del director es hacer que los padres participen en la educación de sus hijos y que las escuelas consideren las necesidades y expectativas de los padres y los hagan sentir bienvenidos y valorados.

Autor:
Fuente: